Corridas y Futbol

¿Sabeis el chiste ese que dice uno “Yo donde se ponga una buena corrida que se quite el futbol” y le contesta otro, “¡Coño! ¡Y los toros!”

Andaba yo por el paseo ayer observando atentamente mi alrededor (creo que ya he dicho que se aprende mucho con la escucha activa, pues otro tanto pasa con la observación atenta): ayer vi a dos mujeres chinas caminando ligeras, hablando (¡Qué curiosidad me despierta no entender un idioma!), gesticulando (menos mal que existe el lenguaje universal), vestidas de manera no habitual para las occidentales y menos para esto de hacer deporte (glup, a cualquier cosa se le llama deporte). Esa fue una diferencia de lo que habitualmente observo (una cosa buena que tiene nuestro paseo maritimo, entre otras, es que personas a las que preocupa  su bienestar fisico se encuentran y se observan sin disimulo de arriba abajo y ¡hay cada personita!). Otra: las banderas de España por todos lados, los ruidos de claxón (sinceramente, ¡no hay necesidad!), los gritos de ¡viva España! y el rápido descenso de malagueños por la calle, y hablo bien en masculino, que se produjo a escasos quince minutos de inicio del partido.

Empecé a recordar anécdotas de mi vida con el futbol. Justo unos días atrás un amigo me había dicho que había visto el partido España-Italia, pero que a él el futbol, pues que ni fu ni fa, que donde se pusiese… Sonreí. Me vino a la memoria el chiste, pero sé que no tengo gracia contándolos y no lo hice. Pensé en la relación entre el futbol y pelar la pava (aqui he de hacer dos comentarios: 1.- Me encanta utilizar expresiones antiguas; 2.- Me refiero a algo más de la definición que da el Diccionario de la Real Academia Española de lo que significa, a saber: “tener amorosas pláticas los mozos con las mozas; ellos, desde la calle, y ellas, asomadas a rejas y balcones”).

Ya desde mi primer novio, ese con el que estuve cuatro años de mi vida, ése con el que descubrí todo lo relacionado con pelar la pava con amor, ése con el que me iba los domingos por la tarde en el coche de otra pareja al morro de Málaga , comíamos altramuces (chochitos, en malagueño), oíamos el futbol en la radio y, por supuesto, pelábamos la pava. ¡Cuántas veces interrumpimos largos besos por un gol!

Ya llegaba a casa cuando me encontré con Japonesa que iba a un bar donde seguro que había una cantidad de maromos importantes viéndo el futbol. Eso también lo hacían mis amigas y a mi me daba mucha verguenza. Les decía: 

– Pareceremos unas idiotas sin personalidad, persiguiéndoles, alli esperando a que dejen de estar interesados en el futbol para ver si les queda un poco de atención libre para nosotras. Ay, no sé. Es que me resulta un poco patético como comportamiento. 

– Tampoco es para tanto. También es divertido estar en el bar y ver el futbol y luego, si encarta, pues más.

Será orgullo, pero conmigo contaron muy pocas veces. Y, sin embargo, yo jugaba al futbol en el cole (delantera, por supuesto), lo hacía bien, me divertía. Llegamos a jugar contra otro equipo de chicas e, incluso, cuando eran los chicos quienes jugaban durante el recreo llegaban a preferirme en el sorteo frente a más de un chico.

Llegué a casa, una ducha fría, una cerveza también fría con la cena y el partido. Lo vi desde el primer minuto hasta el último. Sola, con mi buscada y no siempre hallada tranquilidad. Fué mi elección, no la de ningún chico a mi vera y no motivada por los chicos. Me dí cuenta de lo mucho que sé de fútbol (lo que debo sobre todo a mis hermanos), de lo que me gusta. Pero, como con todo, disfruto cuando es excelente, como el de ayer. Disfruté mucho, muchísimo.

Anuncios

3 Respuestas a “Corridas y Futbol

  1. ¡¡ Tú también hija mía !!

    Sabes Meli que soy una persona totalmente desinformada – de hecho, tú ahora vas y me dices que Franco ha muerto, y yo voy y me lo creo -, eso, que me aporta grande tranquilidad, serenidad y sosiego en mi vida, me acarrea en raras ocasiones algún que otro estropicio, como el del domingo pasado. Rara vez suelo ir a la playa el domingo, siempre escojo los sábados, que hay menos gente en la playa y en las carreteras, pero el sábado pasado tocaba cumple familiar y dejé lo de la playa para el domingo. Total que a eso de las 19:00 h que es a partir de ahí cuando uno mejor disfruta de la playa, me empieza a entrar cargo de conciencia porque hace como 2 meses que no voy a ver mi película en inglés en versión original al centro comercial de cerca de mi casa. Sabes Meli que llevo año y medio estudiando inglés y que cualquier esfuerzo que se haga es poco, a la hora de avanzar y conseguir saber algo de lo poco que se, que no llega más allá de conocer el significado de la palabra STOP. Yo antes cuando llegaba a un cruce y veía esa señal, hacía aquello de “donde fueres haz lo que vieres (1)”, y como veía que la gente se paraba, pues eso, que yo hacía lo mismo. Ahora ya, sabiendo su significado, me paro con propiedad. De hecho, intento que las películas que vea no me gusten en lo más mínimo, ya que como me gusten y me meta en el argumento, entonces acabo leyendo los subtítulos y no haciendo el esfuerzo de aprender – yo voy al cine a trabajar, ya me gustaría ir a disfrutar, pero me lo prohíbe mi religión -. Tengo suerte, ya que tengo un par centros comerciales a escasos 10 ‘ de mi casa, y en ambos las películas que ponen en versión original son solo películas comerciales, idioteces la mayoría de ellas.

    Bueno, que “me voy por las ramas (1)”, y no acabo. Estaba contando lo de la playa y las 19:00 h, pues eso que me entra el cargo de conciencia y, después de tirarme con voy/no voy, voy/no voy, voy/no voy, un buen rato, ya que no te puedes imaginar lo bien que estaba el domingo en la playa, al final decido levantar el ancla y tirar para mi casa, parada previa a lo del cine para ducha y cambio de ropa. Cuando salgo de la playa de Almayate, donde me encontraba, y me incorporo a la autovía, no te puedes imaginar Meli la caravana que había. Lo primero que pensé fue en un accidente grave, ya que desde que hicieron la autovía, se quitaron los atascos obligados a la vuelta de la playa por la carreterilla de la costa – do you remember ?, ok, ok, I have learned something more than STOP Word, was joke -. A continuación pensé que toda la gente había hecho lo mismo que yo, o sea, que con todo el dolor del mundo habían abandonado la playa cuando mejor se estaba, para ir al cine a ver su película en versión original. Pero, cuando de nuevo me desvié hacia la carreterilla de la costa con el único propósito de meterme en otra caravana, y vi las banderas de España en los balcones, descarté lo del accidente, lo del inglés y me supuse que pasaba algo. Ya el lunes en la oficina, por los comentarios de la gente – no porque yo lo preguntara -, ya me enteré que el pasado domingo hubo un partido de fútbol del mundial para España. Así que el trayecto que habitualmente hago en 40’ desde Almayate a mi casa, el domingo lo hice en 2h y 30’. Me quedé sin la playa, sin la peli en inglés y todavía me estoy acordando del fútbol de los cojones.

    A mi la verdad eso de ver a veintidós tíos en calzoncillos corriendo detrás de una pelotita como que no me pone mucho. Si fueran tías, a lo mejor le pondría un poco más de interés, por lo de tías, no por lo de el deporte; y de verdad que no puedo entender el interés y todo lo demás en el fútbol – cuando se habla de fútbol se entiende que es masculino, el otro no existe -, a no ser que seas tío homosexual o tía heterosexual (2).

    El lunes pasado la gente de mi clase de inglés quedamos en ir a despedir el curso con la teacher este domingo a las 21:00 h en un bar cercano a la Catedral, y hace un rato, hablando con mi hermana de eso, ya me ha adelantado que al parecer ese domingo hay otro partido de fútbol del mundial. Se que quedaría muy mal si no voy, ya que la teacher se va de la school, pero de verdad que me estoy pensando muy mucho lo de acudir, mandar un mensaje mms, o hacer una video llamada.

    En fin, Meli, “corramos un estúpido velo (1)(3)”.

    Bye.

    Enrique.

    (1) Ya se que tú no eres una estudiante de Español como segunda lengua de nivel avanzado, pero si quieres leer comentadas expresiones antiguas, como tú las llamas, pásate por el siguiente blog: http://myspanishwords.blogspot.com/, que pertenece a un profesor de la Universidad de nuestra ciudad, con el cual me une una relación de parentesco. Que es mi hermano, vamos.

    (2) Si estuviera en otro blog, hubiese puesto simplemente mujeres – ya que cuando se pone este término, habitualmente se entiende que son heterosexuales; pero claro, encontrándome donde me encuentro, me pueden excomulgar si no hilo fino en este terreno.

    (3) No recuerdo bien si esta expresión era así, corrígeme si me equivoco.

    Pd.: Yo me he acordado de otro chiste, pero como es un poco/mucho machista/sexista, te lo pongo y tú como moderadora, o bien lo borras, o cambias los géneros, que también se puede contar así. Ahí va:

    Está un hombre viendo la tele y le dice a su mujer: María ven, corre, que hay una corrida en la tele. A lo cual contesta María: Para qué, Pepe, para que la vea ?. No mujer, para que la limpies.

  2. Enrique, ¡Me encanta tu sentido del humor! I have many thougts about you, all good ones. Love you.

  3. luisguerrerojimenez

    He descubierto el fútbol. He conseguido que algo no me haga pensar en todo durante 90 minutos. Evasión futbolera frente a todo. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s