Mirarnos en el espejo de Europa

Hablaba con mi antecesora en la Secretaría de Igualdad en este traspaso de carteras sin carteras que son las responsabilidades orgánicas, sobre uno de los debates actuales: el aborto. Me decía que no podemos volver a plantear la cuestión en los mismos términos en los que ella y mujeres de su generación lo hicieron en los setenta: “La cuestión no es aborto sí o aborto no, esa no debe ser la cuestión a debatir” me decía y efectivamente no debe serlo y no  lo es. De lo que se trata ahora es la defensa de una ley de plazos. La ley que tenemos arroja un saldo negativo: no da seguridad jurídica a las mujeres ni  a los profesionales, tampoco garantiza el derecho a la intimidad. Pero, si lo que se pretendía era que las mujeres no tuvieran facilidades para abortar y así persuadirlas de no hacerlo, pues tampoco han tenido esas “mentes bien pensantes” éxito: en el 2006, el 98% de los abortos se hicieron bajo el supuesto de riesgo para la salud materna, según datos del Ministerio de Sanidad.

En defensa de una ley de plazos, Lourdes García, jueza de la Audencia Provincial de Málaga y miembro del secretariado de jueces para la Democracia ha dicho: “una ley de plazos daría más seguridad jurídica a las mujeres. Impondría criterios más objetivos y evitaría que se cuestionase su decisión”. Y el Ministro, Bernat Soria, en una entrevista publicada en El País dijo: “Debemos mirarnos en el espejo de Europa para reformar la Ley del aborto”. Y hace está declaración después de que en el Congreso Federal del Partido los y las socialistas nos hayamos pronunciado a favor de profundizar en la reflexión sobre la necesidad de cambiar la ley actual sobre el aborto. No sabe el Ministro si esta reflexión nos llevará a una ley de plazos o a una combinación entre ésta y la actual. No lo sabe, pero nos dice que nos miremos en el espejo de Europa.

Y sí debemos mirar a Europa. Porque en la mayoría de los paises europeos hay una ley de plazos con excepción de Irlanda donde está completamente prohibido. En Bielorrusia solo está permitido para salvar la vida de la mujer y en Finlandia, Polonia, Reino Unido y España está despenalizado en determinados supuestos. En el caso de España, está despenalizado en tres supuestos y cada uno con unos plazos distintos: en el de violación, el plazo es de hasta 12 semanas, en el de malformación fetal hasta 22 semanas, mientras que en el supuesto de grave riesgo para la salud física o psíquica de la madre, no hay plazo. Una ley de plazos implica que una mujer pueda abortar sin acogerse a ninguna de estas tres indicaciones hasta una determinada semana de gestación.

Para reflexionar, el Gobierno Socialista va a crear un comité de expertos y expertas para que,  a partir de septiembre, se analicen todas las posibilidades legislativas.  Coordinado por los Ministerios de Justicia, Sanidad e Igualdad, dicho Comité mirará a Europa, las distintas legislaciones y los diferentes plazos que existen. Y tendrá en cuenta la definición que de aborto ha dado la Organización Mundial de la Salud “la interrupción de la gestación antes de la viabilidad fetal”. Sí, si así lo hacen el debate ya no será ni siquiera si ley de plazos sí o no. El debate será qué plazos. Es lo deseable.

Anuncios

3 Respuestas a “Mirarnos en el espejo de Europa

  1. La ley de plazos es lo deseable, es lo que necesitamos, es lo que demandamos las mujeres. Pero permíteme que dude de la voluntad de este gobierno para hacerla. Estás segura que se lo permitirá la Iglesia? crees que los poderes fácticos de este País tolerarán que las mujeres decidadmos libremente? Permíteme que lo dude.
    Meritxell

  2. Sí a la ley de plazos!!!!

  3. Yo digo sí a la Ley de plazos, y espero poder verla con mis propios ojos algún día. Es verdad que soy joven, ya que sólo tengo 20, y pese a ser estudiante de Derecho quizas no sepa lo suficiente, pero en lo que si creo es en la libre elección a la hora de abortar, a que no te señalen con el dedo, y a no tener que pasar por el procedimiento burocrático de turno dando explicaciones a diestro y siniestro a cerca de tus relaciones sexuales, y sobre los motivos que te impulsan a abortar.
    Todas hemos de tener derecho a decidir dentro de un periodo de tiempo determinado, si queremos o no seguir con lo que se gestará en nuestro interior, sin que en un papel conste que se hace a causa de un grave peligro para la madre.
    De momento tendremos que esperar, y desesperar, pues vivimos en un país que pese a la rápida evolución desde 1975, cuando se tocan temas relacionados con la mujer y su libertad, simpre hay alguien dispuesto/a a poner la zancadilla.
    Por lo tanto, lo único que nos queda es no dejar de luchar y conservar la esperanza.
    *Akede*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s