Apostando por Obama

He apostado que Obama perderá… Deseo tanto que gane… Es una chorrada, lo sé, pero cuando quiero algo mucho y sé la decepción que me causaría que no sucediese, apuesto en contra. Es como si así ahuyentara mis miedos. En la Facultad, apostaba con mi novio, cuando me iba a examinar de alguna asignatura a la que había dedicado esfuerzo y tiempo, que suspendería. Una vez, me iba tanto en ello, que llegué a apostarme toda la discografía de los Rolling. ¡Qué pastón me costó!

Y es que, hace cuatro años sentí profundo pesar cuando volvió a ganar Bush. Hace no mucho lo sentí, aún más, cuando perdió Ségolène (socialista -defiende lo que ha llamado ‘modelo español’ en referencia a Zapatero-, feminista y proeuropea). Y, es que sí, nosotros tenemos a Zapatero y todo su equipo, nuestro equipo. Pero él necesita, en un plano internacional, aliados/as mundiales en la tarea de conseguir un mundo mejor. Y, entonces, me entran ganas de gritar: ¡venga Mundo! Hagamos que las cosas cambien. Confiemos en esos hombres y mujeres que  transmiten ese mensaje de esperanza para conseguir ese mundo más humano! “Somos un país mejor que éste”, ha dicho Obama. Somos un Mundo mejor que éste, añado yo.

No siempre es fácil hacer que las cosas cambien y no siempre es fácil que la ciudadanía entienda que es necesario avanzar en una dirección más innovadora. Son muchos/as los que gobiernan con el objetivo de asegurarse las elecciones. (Aplicado esto a la ciudad de Málaga, os recomiendo el post: http://luisguerrerojimenez.wordpress.com/2008/08/28/sincity/). Esos/as no nos sirven. No ilusionan, no traen nada nuevo.

Obama ilusiona. Yo estoy tan ilusionada que me he apostado una cena en Roma a que pierde. A grandes miedos, grandes apuestas.

Anuncios

3 Respuestas a “Apostando por Obama

  1. Somos muchos los que, como tú, pudimos sentir una gran decepción y tristeza, el día en que tanto EE.UU. como Francia no apostaron por hacer que el mundo pudiera llegar a ser un mundo mejor. Por eso y porque me pasa algo muy similar cuando deseo algo con mucha fuerza, voy a unirme a tu pensamiento y a tu apuesta (aunque ya veré lo que me apuesto… y lo más importante con quién…).
    Gracias por ser tu misma!
    Y mucha fuerza compañera, que nos queda un apasionante viaje!

  2. Querida Meli, por supuesto espero que pierdas la apuesta. Lo espero y lo creo. Cada país tiene sus particularidades socioelectorales. En el caso de Estados Unidos todos conocemos la dimensión racial, el electorado conservador religioso, la menor participación política de las minorías, etc. Pero con la llegada de Obama, muchos de estos parámetros se están viendo trastocados. Además, ¿qué pueden, por ejemplo, valer los sondeos -cuya cocina depende en gran medida de series históricas – si Obama está haciendo que se inscriban en las listas electorales millones de estadounidenses que nunca han votado?

    Sin embargo, hay un parámetro electoral que es común a todas las democracias y fácil de reconocer. Se trata de cuándo un electorado siente, por encima de todo, un deseo de cambio y si entre la oferta de líderes encuentra al que pueda encarnar ese cambio (¿no te recuerda un poco a marzo de 2004?). Es lo que está pasando en EE.UU. y con Obama.

    De modo que creo, y espero, que vas a perder tu apuesta. En cualquier caso, disfruta a fondo de Roma…

  3. Muy acertado el análisis de Rufio Datura, las sociedades muestran en ocasiones impulsos colectivos de cambio no controlados por los poderes tradicionales. A mí me recuerda más a lo que sucedió en España en el 82. Así pues, me uno a los que esperan que pierdas la apuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s