Dolor al despertar

Hace una mañana expléndida y fresquita. Ayer me acosté tempranito de vuelta del Cortijo, lugar en el que me relajo solo con respirar, me he despertado descansada y con energía para empezar una nueva semana de incansable tarea, tanto laboral como orgánica, sin perder de vista lo más importante: mi hija. Pero despertarme ya con todos los sentidos ocurre cuando llego al coche y pongo la radio. Estaba bien y sin embargo,…

Otra mujer ha sido asesinada, me cuenta la radio camino del trabajo. Una más. Es un goteo que me va calando por dentro. Y cada gota me parece tan terrible como la primera, tan incomprensible, tan dolorosa. Y me la imagino. Y me pongo en situación, en la de ella, claro. Y me entra mucho frio y mucha tristeza. No es un dato más. Es una mujer más que ha sentido pánico, mucho pánico, antes de morir.

Quizá debería hablar en términos políticos, quizá debiera referirme a la lacra social. Incluso podría hablaros de la Ley, de las medidas que en ella se contemplan, del hecho de que creo que las cosas se están haciendo bien, aunque alguna compañera me haya ya manifestado que envalentonamos a las mujeres para que denuncien antes de tener los medios y recursos suficientes para protegerlas. Incluso podría hablaros del asesinato en sí.

Pero lo que me pide el cuerpo esta mañana es hablar del miedo. Porque se pasa mucho miedo. Porque el alma te tiembla cuando alguien con ojos llenos de agresividad te está mirando con odio infinito. Porque no aciertas a saber qué hacer cuando te gritan y pegan de lo paralizada que estás por el miedo. ¿Podéis acordaros ahora mismo de lo que es sentir terror? ¿Podeis acordaros ahora mismo de ese nudo en la garganta, de ese dolor de estómago, del temblor en las piernas, de la inseguridad vital que se padece en estado de pánico? Seguro que sí. El miedo es universal. Pues, por favor, paraos un segundo cuando sepáis que una mujer ha sido asesinada, cuando os cuenten que una mujer ha sido maltratada y acordaos del pánico porque siendo conscientes es la única manera de que queramos combatirlo con todas las armas de las que disponemos, individual y colectivamente.

¿Os habeis imaginado vuestra propia muerte? Seguro que sí. ¿Y la de las personas a las que amais? Seguro que también.  Y, ¿a que hay muertes que os parecen intolerables, terribles? Conozco una madre a la que le dan pánico las piscinas. A mí, las largas enfermedades. La violencia machista es aún más terrible que cualquiera de los miedos de cada uno y de cada una de nosotros. Morir a manos de a quien un día amastes muerta de miedo es dolorosamente terrorífico.

Anuncios

8 Respuestas a “Dolor al despertar

  1. Meli me gustas cuando explicas las cosas, la realidad desde lo más adentro.
    Al fin y al cabo, y eso le decía a Salvador Pendón el otro día,mientras me daba argumentos para mis debates de los martes,un político conmovido es más que un” animal político”, es una persona que cree en otra y trata de transformar la realidad que les duele.

    B-cho

  2. ayyy Meli que la del comentario de antes soy yo y no sé porque ha salido lo de sociedad compleja…
    más que compleja, que lo soy, ahora estoy perpleja.
    más b-chos

  3. He leído tu blog, y la verdad me ha sorprendido, has explicado muy bien lo que debe sentir una mujer en el momento en que su maltratador/a, está en plena faena, das a entender que lo tienes muy claro, (por desgracia demasiado claro), pero es verdad, siempre leemos en la prensa que ha muerto o que ha sufrido una agresión una mujer, más pocas veces pensamos en la situación que esa mujer ha vivido en sus propias carnes, y no solo eso, sino lo que han tenido que vivir sus hijos/as. Cuantas mujeres han preferido que el marido se desahogue con ellas, soportando las palizas y siendo forzadas a mantener relaciones sexuales, antes que lo hicieran con sus hijos/as, sin dudarlo me atrevería a decir que millones, y lo peor es que seguro que hoy habrá pasado algo esto. Por esto, cuando veo que a un militar o un miembro de los cuerpos de seguridad se le entrega una merecida medalla me acuerdo de estas mujeres y pienso “Estas son las verdaderas heroínas”. Para mi, no existe mayor expresión del AMOR, que dar la vida “textualmente en estos caso” por otra persona, por eso deberían poner en los diccionarios al lado de la palabra AMOR la foto de miles y miles de mujeres que sufren esto.

  4. Pues si, tremenda es la tristeza que se refiere a estas noticias. Últimamente tan sacudida por los medios. Tanto se alza la noticia pero que poco la realidad, y nosotros, la sociedad, debemos poner freno a esta lacra social, o humana a secas. La indiferencia no es el camino, y como bien dices deberíamos pararnos a pensar en estas mujeres que sufren la violencia machista, también en los miles de niños que mueren al día de hambre y reivindicar por un momento lo que debemos hacer, actuar. Lamentarse y quedarse en casa, o lamentarse y actuar… si decidimos ser un agente social activo las diferencias se apreciaran en tan solo un segundo.

    Un beso,
    Samuel

  5. Dicen que el amor se convierte en odio con facilidad. Que las personas que no son correspondidas cambian sus sentimientos frustados por venganza, que, como maravillosamante bien explicas, esos ojos que amastes se tornan diabólicos, que las manos que te acariciaron y te hicieron mujer, ahora te quitan la vida, delante de tus hijos, quitándosela a ellos también. Es el horror de una sociedad poco madura, dominante,patriarcal, sin respeto hacía el bien más preciado que es la vida y la libertad de elegir. Enhorabuena por tu post, es sencillamente el reflejo de la realidad.
    Marta

  6. Mágnifico post. La repulsa de toda la sociedad debe ser enérgica, inequívoca. Los poderes públicos tienen el deber de proteger el derecho a que ninguna mujer sea amenazada, golpeada, asesinada. Lo hecho hasta ahora es manifiestamente mejorable. Las leyes aprobadas no son suficientes, los mecanismos de protección fallan. Hay que investigar rigurosamente dónde están esos fallos y ponerles solución. Es intolerable que una sociedad como la nuestra se produzcan casos como el de Nerja, o el de Mari Luz. Políticos, Jueces, policias, todos debemos estar unidos. El gobierno tiene la obligación de seguir avanzando y poner los medios necesarios para acabar con estos crímenes, basta ya!!
    Tamara

  7. Hamsun la tuvo que pasar para escribir “Hambre”. Tu relato es tan certero, describes muy bien el miedo. Da miedo.
    Da terror que muchas personas sientan lo que dices.
    No es amor el deseo ni el sexo. Es otra cosa. No puede convertirse en odio.
    Un hombre que amó desde el miedo y la impotencia dijo:
    “mujer, amasijo de entrañas, piedad dulce”
    Quizá al verla así, la vio por fin.

  8. Perdona rafaga, no es amasijo es ovillo,sí es mezclado pero mínimo y delicado, distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s