Perdida la apuesta, ganada la esperanza

2008-11-05_img_2008-11-05_1225869741878_obamam11

Ayer me acosté sin querer dedicarle demasiados pensamientos a la noche tan importante para el mundo entero que transcurriría mientras dormiríaa plácidamente. No tan plácida. Parece que aunque intentaba no darle importancia, hacer como si nada, mi insconsciente, mucho más consciente de lo que me interesa, preocupa y afecta, me ha llenado de sueños inquietantes que han hecho que esta mañana dé un brinco para poner CNN nada más despertar. Un escalofrío me ha recorrdo la espina dorsal, los ojos se me han llenado de lágrimas y he gritado: Obama Presidente.

Daniela no entendía mi euforia. ¿Qué pasa mamá? Solo tiene cinco años, y como es una forofa de Zapatero (por lo visto les cae bien  muchos/as niños/as) y está en la edad de preguntar quien manda, le he dicho: ese señor es el que más manda en un pais importante y es el que mamá quería que ganase, como Zapatero.  Se ha reido ante mi felicidad. Y, una vez más, es con ella con quien comparto desde la emoción del momento los grandes sentimientos.

Y sí he perdido la apuesta y debo un cena en Roma. Rufio, cuando tú puedas, siempre que yo también pueda. Ya es inmensa la felicidad de haber perdido la apuesta porque la esperanza es la gran victoriosa. Mi esperanza en que personas que de verdad quieran cambiar este mundo humanamente tan injusto tengan la oportunidad de poder hacerlo.

Anuncios

2 Respuestas a “Perdida la apuesta, ganada la esperanza

  1. Querida Meli,

    comparto tu felicidad porque el mundo sin Bush será indudablemente mejor, y con Obama aún más. Soy más reservado en cuanto a la esperanza, aunque espero llevarme una buena sorpresa. Espero también que Europa sepa aprovechar la oportunidad que representa la administración Obama.

    Pero ya habrá tiempo de ir comentándolo, hoy toca saborear la victoria de un político, de la política, limpia, luminosa, realistamente soñadora, en consonancia con el sentir de la ciudadanía. Y vamos a celebrar la apuesta que has perdido, en cuanto los astros lo permitan 🙂

  2. Que emoción, que inmensa emoción, que sentimiento de esperanza colectiva. El día 4 estaba fuera de España y no pude dormir, como miles de ciudadanos del mundo pegados a la noticia de la posibilidad de un mundo mejor.
    Obama! cuantos sentiminetos has despertado..
    MEF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s