Así no, Sr Rajoy. Escuche al Sr. Rubalcaba.

Ayer mismo pensaba que estamos en caída libre, que ya no es que estemos al borde del precipicio sino que aún no hemos llegado al fondo del mismo y quizá por eso a algunos aún no les duela.  Sinceramente sé lo mismo de economía que la mayoría de los españoles y las españolas y voy aprendiendo a un ritmo muy acelerado, tanto como la propia crisis, y sin llegar a alcanzarla por más que lo intento.

Sin embrago, hay cosas que me parecen de cajón; medidas que ya dijo Rubalcaba que se podían hacer, algunas que está llevando a cabo Hollande en Francia, y que según se evidencia, son factibles y dan resultados mejores que las que está adoptando el eterno ausente Presidente del Gobierno (ni siquiera estuvo presente en el debate del mayor recorte social de la historia de España, hecho por su Gobierno solo con los votos del PP, que lo del Pacto de Estado no va con ellos).

Algunas de ellas son: crear un impuesto sobre grandes fortunas, poner un tope mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades, revisar las deducciones fiscales del Impuesto de Sociedades y del IRPF, mantener las deducciones de vivienda o alcanzar un pacto en el Estado de moderación salarial, similar al que ya se está aplicando en el sector privado, a cambio de empleo.

Y es en materia de empleo, de políticas activas de empleo, donde el PP se ha cebado, tanto con las personas desempleadas como con el funcionariado. Aún en el caso de que alguna de las medidas que propone Rubalcaba no pudiera llevarse a cabo –lo dudo- o que alguna por sí sola no supusiera los suficientes ingresos, digo yo que entre todas seguro que algo mejor se podrían haber hecho las cosas para no tener que sufrir tanto quienes menos tenemos, ¿no?

Porque la prestación media de desempleo, que es de 865 euros al mes, la han reducido en 147 euros, han desaparecido las prestaciones especiales por desempleo para parados y paradas de larga duración entre 45 y 55 años o se ha reducido la cotización a la Seguridad Social de las personas mayores de esa edad (si ya eres pobre pues más pobre aún). Para colmo, se modifica la renta básica de inserción, de forma que dejará fuera al 90% de las personas actuales perceptoras. La mayoría de ellos, mujeres.

Al funcionariado, tanto que criticaron la reducción salarial del año pasado (ya sé que solo querían ganar las elecciones aunque tuvieran que mentir una y otra vez) han hecho otra mucho más dura. Y la van a completar con despidos masivos en el sector público. Y por si fuera poco, les eliminan otros derechos, les amplían la jornada, les reducen las prestaciones económicas en caso de incapacidad temporal, les limitan sus derechos sindicales, los convenios colectivos y les obligan a cotizar por la paga extra que ahora les quitan.

Y se suprime la Ley de Dependencia, que además de otros aspectos a tener en cuenta, también afecta al empleo de las mujeres así como a su cotización ya que 180.000 personas, la mayoría mujeres, verán cómo se desvanece la posibilidad de acceder a una pensión (por las cotizaciones a la Seguridad Social que ahora se suprimen).

Necesitamos que se hagan las cosas de otra manera, que nos estamos ahogando, que somos ya pobres camino de ser más pobres en un país pobre, que sentimos que no hay esperanza ni futuro en nuestras ciudades, que estamos desesperados y desesperadas, que sí, que estamos jodidos y jodidas, no hace falta que nadie nos lo grite mofándose.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s