Machismo, pura ideología machista

577401_294620363949695_1574586237_n[1]A propósito del cierre de la oficina de ONU Mujeres en España, hoy me han publicado “Machismo, pura ideología machista” en el Diario SUR.  Y dice lo siguiente:

El gobierno de España ha decidido unilateralmente cerrar la sede de ONU Mujeres en España, que es el organismo internacional de más rango encargado de velar por la igualdad entre mujeres y hombres como derecho humano. La decisión no se toma por razones económicas puesto que dicha sede se encontraba dentro las instalaciones de la Oficina Mundial del Turismo y  la financiación de la oficina procedía de los fondos corrientes de las Naciones Unidas. Tampoco se ha producido la “invitación” a que se cerrara la oficina porque haya habido conflicto alguno entre esta agencia y el Gobierno de Rajoy.

Se trata simplemente de que la derecha que nos gobierna no considera que la igualdad entre hombres y mujeres sea un asunto prioritario o de interés. al revés, parece que les molesta que se hable de ello, que es una cuestión que atenta contra su ideología, que actuando así demuestra ser simplemente machista.

Habrá que recordarle a Mariano Rajoy, al Partido Popular y, particularmente, a las mujeres que en él militan, que la igualdad de género es un derecho humano reconocido por los grandes textos internacionales ratificados por el Estado español, que ya de manera explícita en 1945 en la Carta de Naciones Unidas se afirma que la igualdad entre hombres y mujeres como derecho humano, que los derechos humanos son valores inalienables en una sociedad democrática digna del siglo XXI.

Aunque parezca mentira, a este gobierno habrá que aclararle algo tan elemental como que, ya en la década de los 80 del siglo XX,  el movimiento feminista a nivel internacional comenzó a demandar los derechos de las mujeres en el marco de los derechos humanos; que dentro de las múltiples maneras en las que las personas pueden sufrir explotación, marginación y exclusión, la lucha contra la discriminación de las mujeres sigue estando planteada con independencia, o además, de su etnia, religión, pensamiento o posición social.

Les explicaremos que desde entonces se empezó a hablar de los “derechos humanos de las mujeres”, afirmación que puede parecer redundante pero que es en realidad conveniente ya que existe una gran parte de la humanidad  que no sólo que no ejerce de manera plena e igualitaria los derechos considerados como universales, sino que, además, sufre su violación sistemática de los mismos por causa de la discriminación de género.

Les advertiremos que este concepto “género” que parece que tanto les disgusta no es baladí sino que tiene un triple fundamento: señalar que la desigualdad entre mujeres y hombres tiene una dimensión política; propiciar que las mujeres puedan reclamar un derecho específico que les corresponde; y mostrar que es la sociedad en su conjunto quien está concernida por su disfrute efectivo o ausencia.

Les diremos que asumir hoy en día que las mujeres tienen derechos humanos implica contemplar un horizonte potencial de transformación social m`mucho más amplio y supone una reivindicación de la verdadera dimensión del concepto de humanidad, que no debería ser algo propio de la izquierda, sino de cualquier persona comprometida con los principios más elementales de igualdad y justicia; que contemplar los asuntos sociales poniendo de relieve su impacto género es imprescindible, dado que solo así se puede evaluar la dimensión real de las desigualdades, y realizar propuestas proactivas de cambio en el modelo de desarrollo y en la propia formulación, interpretación y aplicación de los derechos humanos de las personas.

Parece mentira, pues, que a estas alturas haya que contarle a nuestros gobernantes de derechas que es preciso tener en cuenta y evaluar el estado de la igualdad o desigualdad de género, una expresión “material” que corresponde al ideal de justicia como reconocimiento de identidades o la que corresponde al ideal de justicia social y distributiva orientada por el criterio socioeconómico, porque la que debe darse entre mujeres y hombres no siempre está asegurada, incluso cuando se diera la igualdad formal, reducida a la fórmula “todos son iguales ante la ley” (que, en su tiempo, fue crucial para la abolición de privilegios).

Por último, tendremos que informarles que al lado del derecho a la igualdad, surge, como derecho fundamental, el derecho a la diferencia, lo que implica el derecho al reconocimiento de identidades propias al ser insuficiente tratar al individuo de forma genérica, general y abstracta, haciéndose necesaria la especificación del sujeto de Derecho y propiciando la incorporación de la perspectiva de género.

Cerrar una oficina de Naciones Unidas dedicada a fomentar la igualdad entre mujeres y hombres y, por tanto, a garantizar el ejercicio efectivo de un derecho humano fundamental es una acción vergonzosa que muestra el posicionamiento ideológico fundamentalista de este gobierno. Actuar atentando contra dichos derechos humanos es el desprecio más absoluto a las mujeres, es quebrantar el sistema jurídico, político y social que nos hemos dado. Es, en definitiva, aplicar una política con una ideología machista, retrógrada y conservadora que ni siquiera podemos decir que sea del siglo pasado, sino más bien de los tiempos anteriores a la Ilustración.

Anuncios

Mi 4 de Diciembre de 1977

caparros-esquela[1]Aquel domingo yo tenía 7 años de edad. Podría decir que ya era una niña consciente de infinidad de cosas de las de los adultos, de esas que, según dicen, una niña no tiene porqué saber, aunque discrepo de tal afirmación. Ya me sabía la internacional socialista, el himno de Andalucía y gritaba por la ventanilla del coche, no sin ser consciente de la inquietud que provocaba en mi madre, “Disolución de los cuerpos represivos”.

Mi madre iba a la manifestación y yo quería ir con ella. “Hoy no -me dijo. Quedaos jugando que yo vuelvo en un rato”. Para mí, iba contenta, con la alegría, con el entusiasmo contagioso que provoca luchar por la justicia, por la libertad. Me contrarié, no quería jugar, quería estar allí con ella, quería formar parte de algo que percibía con la intensidad intuitiva de la infancia importante. Seguramente jugaría y me olvidaría de la contrariedad con esa misma capacidad infantil. De eso no me acuerdo. Lo siguiente que recuerdo es su miedo en la mirada, sus lágrimas, su estupor al llegar a casa.

Compartirme contando aquel día es mi pequeño homenaje a quienes sí estuvieron, pero sobre todo a García Caparrós. Apoyo sin fisuras que le nombren hijo predilecto de Andalucía que ya va siendo hora, que ya han pasado 35 años. Y, sigamos levantados (y levantadas) pidiendo libertad (y justicia) por Andalucía, España y la Humanidad, que últimamente los cuerpos represivos se están excediendo como antaño.

 

25N

Por desgracia un año más.

A propósito del Feminario en Córdoba

Este post es haciéndome eco del publicado en Mujeres Tomando Partido.

El pasado fin de semana (9 y 10 de Noviembre) algunas de las componentes de MujeresTP participaron en el Feminario organizado por la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo bajo el título ¿Qué es la violencia estructural contra las mujeres?

Hemos compartido espacio, enseñanzas, sentimientos y reivindicaciones con mujeres feministas (en particular con las compañeras de Marea Violeta), así como con mujeres feministas socialistas como nosotras. Pero, de entre todo lo acontecido, aprendido y compartido dos cuestiones relevantes para nosotras: la defensa de una agenda feminista dentro del PSOE y el apoyo al manifiesto leído después de la manifestación.

La agenda feminista en el PSOE

En la mesa “El hacer político de las mujeres. Avances y retrocesos” intervinieron Puri Causapié, Amparo Rubiales, Carmen Calvo y Micaela Navarro. Y, como no podía ser de otra manera, analizaron, entre otras cuestiones, la rotación constante de las mujeres en política y la falta de poder político real, es decir no delegado, que tenemos las mujeres en los partidos políticos. Se hizo patente, ante la pregunta a la mesa de una de nosotras y en nombre de todas, que las estrategias feministas quedan relegadas a segundo plano cuando no ocultadas ante las estrategias orgánicas de nuestro partido. Puri, Carmen y Micaela se mostraron de acuerdo con esta afirmación y, cada una a su manera, defendieron la necesidad, que nosotras compartimos, de trabajar para matener y defender la agenda feminista dentro del partido.

Con trabajo y sin engañarnos a nosotras mismas, siendo conscientes de que nuestro partido no deja de ser reflejo de una sociedad que sigue siendo patriarcal, así como de que existe la competitividad entre las mujeres como existe entre los hombres, pero que además nosotras tenemos que competir con ellos y en este caso no en condiciones de igualdad ya que son ellos quienes ostentan el poder. A ese trabajo estamos todas llamadas.

Manifiesto

Este es un manifiesto en el que se resumen perfectamente las reivindicaciones de la marcha y el feminario, elaborado por Alicia Miyares y Lourdes Pastor y apoyado por las más de 500 asistentes al Feminario de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres.

  • Violencia estructural es 50 mujeres asesinadas y que se cierren Casas de Acogida.
  • Violencia estructural es consentir la prostitución y hacer creer que puede ser un trabajo.
  • Violencia es que la edad de consentimiento sexual esté en los 13 años en este país y sin embargo se nos niegue a las mujeres la capacidad de decidir sobre nuestra maternidad.
  • Violencia es que la viagra sea perfectamente asequible y la píldora del día después no se dispense en todas las farmacias.
  • Violencia es que las mujeres poseamos solo el 1% de la riqueza del Planeta.
  • Violencia es que una pretendida moral religiosa, vaya en contra de los valores y derechos cívicos.
  • Violencia es la pobreza más absoluta en la que viven la mayoría de nuestras mayores porque el Estado no se ocupa de ellas.
  • Violencia es que las mujeres jóvenes no encuentren trabajo a pesar de estar sobreformadas.
  • Si el Gobierno calla ante esta situación de las mujeres, esto es violencia.
  • Si el Gobierno asume valores religiosos que se dirigen a recortar nuestros derechos, esto es violencia.

EXIGIMOS la afirmación de nuestros derechos porque son la viva expresión de la democracia, la libertad, la igualdad, la justicia social y la justicia sexual.

A quien le importa

Es verdad, lo reconozco, vivo como me da la gana. Esto no es nuevo.  Tampoco siempre ha sido debido a un posicionamiento propio respecto de algo, ni tampoco siempre a una educación cuyos pilares son el inconformismo, la rebeldía ante la injusticia, la defensa del derecho a ser y a estar como mejor quiera o entienda. Vengo de una estirpe de mujeres batalladoras, rebeldes, rompedoras que han sabido vivir su vida conforme a ellas mismas. Para ninguna ha sido fácil, pero siempre ha merecido la pena.

Lamentablemente, a veces, otros y otras me han empujado a una cierta radicalidad nacida de una defensa ante un ataque, para mí inaudito y carente de razón, si entendemos que no son razones el no plegarse ante la voluntad de nada ni de nadie ni tampoco el no actuar conforme a no se qué norma previamente establecida.

Estando en el colegio me gustaba jugar al fútbol, al mate, al látigo,… Sí, también al elástico, a los cromos y a la comba, aunque esto no causó ataque alguno. Pero jugar con los chicos a las “cosas de chicos” me llevó hasta una pelea a torta limpia con una compañera de clase. Pasé de ser una “marimacho” a ser una “puta”, pasé de no ser femenina a desear que todos los chicos me tocasen el culo.  No me gusta la violencia, pero no se me olvida ese corro de chicas y chicos animando a la que me insultaba que me llevaron a las manos.

A ese tipo de radicalidad me refería. A esa rabia y esa fuerza que nacen dentro de mí ante las situaciones injustas provocadas por la incomprensión, la falta de respeto, el sectarismo o la envidia. Que nadie se asuste que no voy por la vida pegando, pero no es menos cierto que la beligerancia y la pasión con la que respondo ante ataques injustificados de quienes no me aceptan simplemente por ser quien soy y como soy, hacen que a mi natural sentimiento de libertad se sume una rebeldía que refuerza mis posiciones.

No es baladí el ejemplo que he elegido, no solo porque me llevó a una situación para mí extrema sino también porque tiene que ver con el género, con esa construcción social sobre el sexo que tantos males me ha acarreado en mi vida.  He sido objeto de todo tipo de “insultos” relacionados con el hecho de ser mujer, desde recriminarme comportarme de manera distinta a las demás hasta la utilización de mi sexualidad como arma en política; desde el hecho de defender que mis compañeras de juventud llevaran condones en sus bolsos (¡cuánto les importaba lo que ellos pensaran!) hasta defender el feminismo en contra del poder patriarcal establecido.

Pues, como dice la canción, que mas me da/ si soy distinta a ellos/ no soy de nadie/ no tengo dueño.

Día Internacional Mujer Rural 2012

Mientras a nivel internacional se pone el acento en el día de hoy en la necesidad de garantizar un derecho fundamental como es la educación en este caso de las mujeres y niñas del mundo rural por parte de la UNESCO, así como el papel que tienen las mujeres rurales para la erradicación de la pobreza por parte de ONU Mujeres, en España se ha puesto el acento en la necesidad que hay de fortalecer mediante el apoyo al espíritu emprendedor de las mujeres rurales de nuestro país. Hay numerosos actos por el territorio español, pero, consciente de la importancia que tiene la educación, creyendo profundamente que sin este derecho otros muchos no pueden ser disfrutados, me quedo con la información de ámbito internacional para este post.

Tal y como ha manifestado Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, “Las mujeres que viven en medio rural, demasiado a menudo marginadas, afrontan tremendos obstáculos para ejercer sus derechos humanos, desarrollarse como personas y cumplir sus aspiraciones”.

En la web de la UNESCO encontramos la siguiente afirmación: ”Las mujeres y las niñas sufren una de las tasas más altas del mundo de falta de educación. La UNESCO estima que cerca del 80% de los 67 millones de niños sin escolarizar vive en áreas rurales, y que la mayoría de éstos son niñas. Las jóvenes provenientes de hogares rurales son el grupo social que tiene menos probabilidades de tener acceso a la educación. Los porcentajes de analfabetismo en el ámbito rural prácticamente doblan a los de las áreas urbanas, y esa diferencia es aún mayor en el caso de las mujeres. Esta situación impide progresar en los objetivos de desarrollo y obstaculiza el crecimiento económico rural. Mejorar la educación de mujeres y niñas rurales es fundamental para poder alcanzar la igualdad de género y la erradicación de la pobreza.”

Por otro lado, es necesario recordar que el la Plataforma de Acción de Beijing se estableció que: el empoderamiento de las mujeres rurales y su papel en la erradicación de la pobreza y el hambre, en el desarrollo y en los retos actuales. Por ello, se está trabajando en cómo mejorar los resultados que obtienen en la escuela, todo esto teniendo siempre en cuenta que el acceso a la educación es un derecho humano fundamental y que es condición esencial para el desarrollo sostenible.

Así, el Secretario General Ban Ki-moon ha dicho: «El empoderamiento de las mujeres rurales es crucial para poner fin al hambre y la pobreza. Al negar derechos y oportunidades a las mujeres, negamos a sus hijos y a las sociedades un futuro mejor. Esta es la razón por la cual las Naciones Unidas pusieron recientemente en marcha un programa para empoderar a las mujeres rurales y mejorar la seguridad alimentaria.»

11 Octubre, Día Internacional de la niña

Tal y como establece la web de  el 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución en la que declaraba el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, con el objetivo de reconocer los derechos de las niñas y los problemas excepcionales que las niñas confrontan en todo el mundo.  Para su primera celebración, el Día de este año se centrará en el matrimonio en la infancia, que es una violación fundamental de los derechos humanos y afecta todos los aspectos de la vida de la niña.

A nivel mundial, alrededor de 1 de cada 3 mujeres jóvenes de 20 a 24 años se casaron antes de cumplir los 18 años. Una tercera parte contrajo matrimonio antes de cumplir los 15. El matrimonio en la infancia causa embarazos tempranos y no deseados, y supone riesgos que amenazan la vida de las niñas. En los países en desarrollo, el 90% de las madres adolescentes de 15 a 19 años están casadas, y las complicaciones relacionadas con el embarazo son la principal causa de muerte de las jóvenes de este grupo de edad.

Imagina a tu hija, a tu hermana, a tu sobrina o nieta… Imaginate a ti misma, si eres mujer. Pero también imagina a cada niña del mundo. De eso también se trata, de sentir el dolor de cada niña.